Farenheit 451

Farenheit 451

Este libro es fantástico.

¿Por qué? Porque saca belleza de cada narración que hace. Aunque a veces se alargue en alguna parte, consigue contar con pocas palabras muchas cosas además de acción, y cosas que valen la pena.

Escrito por Ray Bradbury, resumiendo trata de un mundo futurista donde el hombre ha sido aislado de la literatura (prohibiéndola casi en su totalidad) y el pensamiento (llenando la vida del individuo de drogas, publicidad y televisión). A pesar de ello, los suicidios son algo normal y la gente en su interior no logra ser tan feliz como aparenta. Los bomberos, liberados de la carga de apagar fuegos puesto que las casas son ahora anti-ignífugas, tiene como misión buscar y quemar los libros que encuentren. Guy Montag, uno de ellos, comenzará a ver qué es aquello que han de quemar y que tanto perjudica a la sociedad.

También hubo una película, allá por el 1966, del mismo nombre (Farenheit 451) basada en la novela, hecha por François Truffaut. Tiene algunos detalles buenos, pero si os leéis primero el libro la encontraréis bastante retro-futurista (es decir, cutre para los que hemos nacido en el siglo XX y no apreciamos los pocos medios de antes).

Incluso hace poco (2003) salió en EEUU otro largometraje titulado Equilibrium (Así rollete Matrix) que tenía un argumento bastante similar pero con otra estética. No me desagradó, me la esperaba peor.

Os recomiendo mucho mucho que leáis el libro.

Por cierto, Farenheit 451 es la temperatura a la que el papel arde.

Canción que escucharía la gente atrapada en ese sistema, y quizás no estemos tan lejos:

  • Lemon Jelly – Nice weather for ducks

Porque es simple, tonta y tremendamente pegadiza. A ver, todos a coro… “¡All the ducks are swimming in the waaaateeer!” (sic)

Anuncios

6 comentarios

  1. Heredera Real de Gordillo Parapa y Marama Mariquilla said,

    Lunes, 04 junio 2007 a 1:09

    Querido Gregorio, hoy mi intervención no va a aportarle absolutamente nada, me temo. No va a ser un derroche de ingenio, ni (respire usted) voy a avergonzarle en ninguna dimensión. Sólo quiero compartir un recuerdo que yacía enterrado y oculto en mi mente por la calidad de la película a la que pertenece…ni siquiera me acuerdo del título, fíjese usted, pero los actores principales son Silvester Stallone y Sandra Bulloc. La película: un policía algo bestia y su archienemigo son criogenizados en el siglo XX, y se descriogenizan (por qué no habré puesto “descongelan”, vaya follón me busco siempre yo solita) en el mundo futuro, un lugar en el que el sexo se realiza virtualmente (nunca hay intercambio de fluidos, comenten ésto como quieran), el lugar por el que se descome se limpia con “las tres conchas” en vez de con papel, y la canción con más exito de todos los tiempos es una estúpida ídem de anuncio de salchichas del siglo XX (y ¡pásmese!:¡ ni siquieran sabían lo que es una salchicha!). ¡¡¡AAhhh, síii!! “Demolition Man”. Vaya, cuantos recuerdos reprimidos me ha “ayudado” a desbloquear hoy. No sé si agradecérselo, o enviarle un par de matones…

  2. tresky said,

    Miércoles, 06 junio 2007 a 10:02

    Echaba de menos una luna llena …

  3. unpaulblog said,

    Miércoles, 06 junio 2007 a 10:42

    Espero ir dejando alguna hecha de bytes por aquí colgando.

    A las malas, había pensado en llamar al tag luna llena, pero para eso está el consumo de cultura que es más claro (y contundente).

    Un beso 3ky, ya hace tiempo que no sé nada de tí.

  4. Nandi said,

    Domingo, 10 junio 2007 a 6:36

    Siempre que veo, escucho o leo algo sobre una película o libro futurista en que se presenta al futuro como algo oscuro, cutre, caótico… en fin, como algo catastrófico aparece rápidamente entre mis pensamientos un cuadro de klee titulado “angelus novus”. En él, un angel de la historia tiene la cara vuelta hacia el pasado; sus ojos desorbitados, la boca desencajada; no puede ser menos el terror, cuando en el engranaje de acontecimientos de la historia, él ve acumularse ruinas sobre ruinas, mientras un viento huracanado lo arrastra hacia el futuro inminente… tal es la expresión de su rostro: la desolación ante la construcción de un futuro sobre ruinas del pasado y la imposibilidad de escapar de los vientos del “progreso”(?!).
    De este modo, vemos siempre el futuro y así lo expresamos a través del arte: como algo ineludible a la par que desconsolador, como un desierto de inteligencia, como un caos tétrico, ruinas sobre ruinas… esa es nuestra imagen del porvenir… qué triste!

    He intentado buscarte la pintura que recuerdo, pero no he encontrado lo buscaba, lo siento, me hubiera gustado mostrártela.

  5. unpaulblog said,

    Domingo, 10 junio 2007 a 9:10

    Um, Paul klee es aún un desconocido para mí (sólo el nombre vaya), pero es interesante: siempre se avanza, se quiera o no, y se presenta todo con mucho pesimismo y alienados totalmente. Destruido, pasivo, controlado por unos pocos, el ímpetu animal o sensitivo sometido. Avanzamos hacia el control, pero ¿queremos el control? ¿Sólo para quitarnos el miedo al futuro? ¿cambiar alegrías y penas reales por vivir más seguros?.

    No todo es tan oscuro. Al menos ahora parece que hay un cierto empuje hacia los valores infantiloides (en algunos casos es bueno) y optimistas: colores en la publicidad, iniciativas voluntarias (más o menos ingénuas), juegos para niños y adultos… Aprovechando el presente ¡ahora ahora! ¡luego no importa! Tampoco es eso. Sí, sí, vale, tempus fugit carpe diem, pero a lo mejor mañana no podrás comer si hoy no recoges patatas.

    Recuerdo cuando leí Momo de Michael Ende (lo recomiendo mucho), del que extraje esto: fíjate qué grandes son el pasado y el futuro comparados con el presente, pero es el presente lo que tenemos.

    Ni tanto ni tan calvo. De todas maneras disfrutemos de las visiones de todos del futuro: como ninguna se va a cumplir en su totalidad, son únicas y siempre nos darán algo para pensar.

    Bueno, para ser un comentario no veas que largo me ha quedado… Me encantará ver la pintura, Nandi.

  6. Heredera Real de Gordillo Parapa y Marama Mariquilla said,

    Miércoles, 13 junio 2007 a 12:40

    El pasado es lo que tuviste que aún mantienes, o lo que ya viviste y se acabó, y puede que nunca vuelva. El presente, puf, para nosotros es tan fugaz que no estamos capacitados para apreciarlo, pues para el ser humano en seguida se convierte en pasado. Y el futuro, siempre es incierto, siembres o no, recojas hoy o no. Menudo panorama…
    Aprender de los errores para no cometerlos, atesorar los buenos momentos con las personas que nos rodean (algunos se van para siempre, otros nuevos llegan, algunos son fugaces y otros permanecen…), ser amable (un instante así te puede llenar mucho tiempo),sentir la emociones con fuerza (son la única forma de “estar en el presente”), tener siempre algo guardado en la manga para emergenias (lo mismo da que sea una lata de sardinas que 3 eurillos, que una idea más o menos chocante, pero algo al fin y al cabo), y sobre todo, NO TENER MIEDO AL CAMBIO, porque eso, es la vida. Recordemos que el tiempo, en si, no existe (Eduard Punset y colaboradores), y si eres de los que piensan que sí, pues piensa en la Teoría de la Relatividad de Einstein. Depende de cómo te lo montes…El presente es la transición entre el futuro y el pasado, tú lo haces, está en tu mano, haz algo ahora, en la transición, que es el único momento en el que puedes intervenir.

    Yo también estoy impaciente por ver esa maravillosa pintura ^^.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: